1. Beber un zumo de naranja recién exprimido por 40 dirhams (unos 40 céntimos de euro).

2. Hacerse un tatuaje con henna.

3. ‘Disfrutar’ con los encantadores de serpientes.

4. Cenar en el puesto 14 (rodeados de lugareños, sin cubiertos ni servilletas) una deliciosa ensalada de berenjenas, calamares, pescado a la romana y pimientos fritos. Todo ello, con un par de refrescos, por menos de 10 euros.

5. Tomar un café en alguna de las terrazas con vistas panorámicas de la plaza.

6. Saborear un té a la menta con ‘ladrillo’ de azúcar incluido.

7. Comprar un precioso farolillo de latón para adornar el balcón en las noches de verano o una botellita del afamado Aceite de Argán.

8. Escuchar música tradicional en directo.

9. Hacerse una foto con alguno de los simpáticos monos que pululan de la mano de sus dueños.

10. Disfrutar, sólo con pisarla, de una de las plazas con más vida de África.

2 Responses

  1. Un ejemplo: en el bar en el que solía desayunar estos días de vacaciones un desayuno normal (café con leche y tostadas) costaba 2,40 euros; pero un zumo de naranja, en un vaso pequeño de apenas 20 cl. justitos, salía por 2,30 €. Casi tanto como el desayuno entero. Pregunté en el bar de al lado: desayuno, 2,50 €; zumo de naranja, otros 2,50 €.

    • Es increible el precio que pagamos en España por algo tan barato. Un 400 ó 500 por cien más… Gracias por comentar 🙂

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies